Colau del Llobregat

"“Hay en el mundo cuatro tipos de gentes: los enamorados, los ambiciosos, los observadores y los imbéciles. Los más felices son los imbéciles" (Hipólito Taine)

Aeropuerto del Prat (gracias Wikipedia)

Ya empezó el carnaval y eso que no ha llegado febrero, los reinos taifas de esta España progresista ya empiezan a darse de hostias por doquier y en Barcelona ya se está montando un buen berenjenal, en gran parte gracias a nuestra Ada Madrina Colau, que se ha subido al carro de Gretita y como ya conté en un anterior post no ha tenido mejor ocurrencia que arruinar parte del negocio del aeropuerto del Prat.

Y claro, alguien tenía que saltar, y mira por donde el enemigo y la puñalada primera ha llegado por la parte amiga, la izquierda, ha sido Miquel Iceta, el que ha dicho literalmente que Barcelona "necesita más vuelos y más aeropuerto". Lógico el progreso es así, alguien debería de explicar a toda la turba de manifas que culpan a Europa de los males mundiales que precisamente aquí se cumple de la manera más razonablemente posible con los acuerdos sobre emisiones contaminantes, pero claro, irse a protestar a oriente ni es políticamente correcto ni hay cojones para ello.

Aquí tenemos ejércitos de progres que adulan Corea del Norte y regímenes afines y  llaman dictaduras a países como España, pero no son capaces de leer informes como el de éste enlace, hemos sido capaces de construir una sociedad que en la medida de lo posible es justa, al menos mucho más que otras y no lo sabemos apreciar y terminaremos por acabar con ella a base de pijoterías nacidas de gente que llega al poder sin haber tenido mérito alguno para ello.

Y mi pobre Barcelona, mi ciudad querida a la que tanto amo y que tanto desatino sufre, está padeciendo los rigores de un invierno político que dura ya demasiado tiempo, he de confesar que hubo un tiempo en el que yo admiraba a Pujol, me parecía un señor inteligente y pragmático, muy ambicioso para con lo suyo, pero con visión de estado; y Dios, cómo me engaño, a mí y a casi a todo el mundo, se lo llevó "calentito" y sin remordimiento, su patria no era Catalunya, no señor era la banca andorrana y ahora que Barcelona camina sumida entre desórdenes públicos ya hay otros que desean repartirse los restos del naufragioQue regresen los 80's

Samuel Corinto


Comentarios

Entradas populares