Podemos y VOX las startup de la política española

"Los amos del pueblo serán siempre aquellos que puedan prometerle un paraíso"(Remy De Gourmont)

Imagen gentileza de pxfuel.com con licencia Creative Commons Zero - CC0
Imagen gentileza de pxfuel.com con licencia Creative Commons Zero - CC0
Dice la Wikipedia: Los términos empresa emergente, startup, compañía emergente, compañía de arranque y compañía incipiente se utilizan en el mundo empresarial aplicados a empresas de reciente creación, normalmente fundadas por un emprendedor o varios, sobre una base tecnológica, innovadoras y presumiblemente con una elevada capacidad de rápido crecimiento.

La política es un negocio desde que se inventó, claro está que es mejor vivir en una sociedad como la europea, en la que existen derechos fundamentales que en Corea del Norte. Pero de ahí a eso de igualdad, justicia y libertad ya hay un largo camino que recorrer.

Existen básicamente dos clases de personas en nuestro mundo, los que viven de su trabajo y los viven del trabajo de los demás, es así de simple. La primera opción a priori es menos complicada, aprendes a hacer algo y buscas a quien te necesite para fabricarlo y te pague un salario por ello, la segunda es mucho más compleja, hay que luchar duro y hacer contactos, conseguir financiación y saber llevar a la gente por donde tu quieres y ser falto de escrúpulos, porque te verás abocado a luchar por tu terreno.

Pero dentro de esta segunda clase existe un paraíso en que si logras entrar en la cúpula profesional, vivirás de maravilla, con las ventajas de un funcionario en cuanto a seguridad en la retribución, pero con ingresos de empresario.

Cojones, no me digáis que no tienta, porque esto es lo que se llama un auténtico chollo, eso sí, tampoco se nace siendo ministro, a no ser que ya vengas de alta cuna y te vas a tener que pegar muchas noches pegando carteles en campañas electorales y currando en los mítines, montando escenarios primero y limpiando la mierda después, acudiendo a las mesas electorales como apoderado o interventor y acudir a los balcones a romperte las manos aplaudiendo.

Pero esto es como los grandes toreros, de 5.000 que comienzan, tan sólo uno uno llega a probar la gloria.

Y ahora voy directo al título que lleva este post, los nuevos ídolos de la política (uno de capa caída, por culpa del chalecito de los cojones) y otro de subidón por el cabreo de los españoles al ver la cínica sonrisa de Mas, el flequillo chulesco de Puigdemont y el careto de cobrador del frac de Torra. Podemos y VOX están en la cúspide, uno en el gobierno y otro en la oposición.

Estos tíos son muy listos y han descubierto lo que en marketing (de eso entiendo un rato) se llama un nicho hueco, votantes que ya estaban hasta los mismísimos de los partidos tradicionales y los rojillos y antisistemas (muchos de ellos son pijos disfrazados) se han hecho podemitas, un partido nacido de la mano de Pablo Iglesias y sus compinches (Monedero, Errejón y compañía) para llenar las gradas vacías del Partido Socialista y sobre todo de Izquierda Unida, que eso de los círculos mola, aunque Google + haya cerrado (recuerdan lo los círculos de contactos) y qué decir de VOX, Santiago Abascal ha crecido a la sombra del PP (hoy no pongo ni un enlace, busquen en Google y les saldrá su biografía) y lo vio claro
 Marianico el corto se la pegaba y había muchos votos que se iban a quedar huérfanos, así que se la jugó viendo venir el negocio y grande y apostó y el tiempo le ha dado la razón.

Podemos y Voz son dos startup políticas, dos formaciones pensadas para consumidores, no para ciudadanos, se rigen por las reglas del marketing Dice la más actual y por ello han conseguido una cuota de poder impensable hace unos años. Ciudadanos nació como una plataforma en Cataluña, y su método funcionaba igual, hipnotizó a mucha gente hastiada de la crispación, pero erraron sus principios cuando dieron el salto a la política nacional y se convirtieron en una copia del PP (R.I.P Rivera)

Startup, negocio, política, dinero, poder y todo sin tener ya que quebrarse las espaldas ni levantarse todos los días a las seis de la mañana.

Para terminar una coplilla satírica: 
Pablo Pablito Pablo
Santiago Abascal Santiago
Los dos juntitos en el establo
Por el voto del burro le hacéis halago.

Samuel Corinto.

Comentarios

Entradas populares