España nada contra corriente

Donald Trump recibe a Juan Guaidó en la Casa Blanca y Pedro Sánchez lo despreció, nadamos a contracorriente.

Imagen con licencia Creative Commons Zero  gentileza de www.pxfuel.com
Imagen con licencia Creative Commons Zero  gentileza de www.pxfuel.com

"El imprudente es el que todo lo dice y todo lo hace en todas situaciones, delante de todo el mundo, y sin ningún miramiento"(Aristóteles) 


Que nos sirvan más raciones de Pedro Sánchez bailando al ritmo que marca Pablo Iglesias “El Coletas I”, que acabaremos con gastroenteritis bolivariana aguda.

Pues como no podía ser menos, después del sonado desprecio que Pedro Sánchez, al que hemos puesto en la moncloa los españoles para que nade a contracorriente del mundo donde vivimos, que hasta hoy yo creía que era la Europa occidental (ya empiezo a dudarlo) ha sufrido un revés internacional, osea que ha comulgado, que le han administrado una hostia como una catedral.


Y es que el tío más poderoso del mundo sí que ha recibido a Juan Guaidó, que debería de haber tomado las riendas de Venezuela si este país hermano no hubiese caído en las garras del populismo comunista más feroz en el adoctrinamiento y adicto a la demagogia y ya de paso a la violencia sin escrúpulos. Maduro, al que llaman “Maburro” los venezolanos ha sucedido en el trono bolivariano a Chaves y ahí pretende quedarse a toda costa.

Miren, no es que que yo sea simpatizante de ese tipo llamado Donald Trump que suelta por la boca lo primero que se le ocurre, pero al menos, éste está rodeado de asesores con cerebro y no como Maduro, que los más listos que tuvo a su lado fueron los podemitas que se llevaron presuntamente parte del pastel en los bolsillos.

Seamos serios, está pasando como en los viejos tiempos, en los que en occidente había progres que adoraban “El Libro Rojo de Mao” y “El Capital” de Marx, mientras que la gente se jugaba la vida por saltar el muro de Berlín para escapar del “paraíso comunista”. Pijos que visten ropa de marca, leen el país y van a mítines de Podemos, se hacen selfies en los bares de moda y son adictos a Amazon juran ser comunistas anticapitalistas bolivarianos. Si levantara la cabeza Marcelino Camacho les daba de hostias.

Y este país en el que vivimos y en en el que constantemente estamos pidiendo mejoras sociales debe tener un gobierno que sepa hacer una diplomacia efectiva y atractiva, y estar en consonancia con sus socios naturales, porque hoy día por mucho que queramos, socialmente y aunque hablemos distintos idiomas, somos muy parecidos a franceses, alemanes o británicos, y llevarnos bien con una potencia como Estados Unidos a la que exportamos muchas cosas (recuerden el tema de los aranceles) es fundamental.

Para evidenciar y dejar claro de parte de quien está el gobierno de España se montó el numerito de que un ministro de España se entrevistase con una presunta narcotraficante que forma parte del gobierno del "paraíso venezolano" y se dejó filtrar, para después negar a Guaidó la recepción de Pedro Sánchez. Esto es interpretado por el resto del mundo de la siguiente manera: España se solidariza con un gobierno despótico y que tiene conexiones con el narcotráfico y que ha llevado a su país a las altas cotas de pobreza. Osea que los productos españoles van a ser ya menos apetecibles para los consumidores amantes de la democracia, cojonudo.

Y Zapatero no tuvo bastante con dejar las puertas de España abiertas de par en par a la tremenda recesión del 2008, ahora sigue defendiendo los intereses de los tiranos bolivarianos. Un Zapatero que ha encontrado la horma de su zapato, la impotencia de la razón.

Pues ahí va eso: Si te crees la última Coca-cola del desierto, a mí me gusta la cerveza.


Enlaces relacionados con el post:

Maduro es un gobernante ilegítimo, un tirano que tortura a su gente.

Desplante del Gobierno español a Juan Guaidó.

Juan Guaidó Wikipedia.





Comentarios

Entradas populares