Feministas talibanes




Agarrénse que vienen curvas, en el Islam existe la seguridad social, la igualdad de la mujer y la libertad de voto desde hace 1.500 años (lo que nos hemos perdido, bueno, aquí los tuvimos 800 añitos) 


Imagen de libre distribución sin autor disponible (por desgracia se pueden sacar muchas fotos así por el mundo)
Imagen de libre distribución sin autor disponible (por desgracia se pueden sacar muchas fotos así por el mundo)


“La mujer no es más que el hombre imperfecto.”  (Averroes filósofo médico del califato cordobés)


Nora Baños posee todas las características perfectas para cumplir con el manual del progre moderno, es feminista de Podemos y ya, para rizar el rizo, es musulmana convencida y proclama a los cuatro vientos que ponerse el velo es un acto de liberación para la mujer.

Cojonudo, esto es como si el mismísimo Joseph Goebbels​​ diese una conferencia en la complutense explicando que las leyes de Núremberg son el paradigma de la democracia.

Y denuncia de paso que criticarla a ella es islamofobia, he visto su canal de YouTube (búsquenlo por su nombre, que ya tengo muchos enlaces) y se extraña y se indigna de que “reciba muchos ataques” por sus declaraciones y como buena amante de la libertad de expresión, tiene los comentarios desactivados.

Lucía Etxebarría se ha cabreado bastante con esta sultana feminista que sostiene que Arabia Saudita debe de ser algo así como el paraíso soñado de toda mujer (allí el derecho se fundamenta en el Corán), vamos que Irene Montero, Cristina Fallarás y demás tropa que ya tienen por imno “el violador eres tu” se tendrían que ir para allí y ponerse el burka para liberarse del yugo patriarcal capitalista occidental. 

Esto es para descojonarse si no fuese porque estamos ya en una medio dictadura en la cual la opinión es un delito, según de donde venga, verán; yo no soy precisamente fan de Willy Toledo, pero me indigna que le quieran meter en la cárcel y en todo caso, que tenga que acudir a los tribunales por “cagarse en Dios” (cosa que escucho a menudo por la calle), de igual manera me parece una bestialidad lo que pretenden Pedro Sánchez y Pablo Iglesias con sus secuaces, perseguir la opinión de todo aquel que no sea favorable a una república que fue un desastre y desembocó en una guerra civil porque no era capaz de controlar ni a sus altos funcionarios ni a su ejército.

Pero no quiero desviarme, a éste paso no estar de acuerdo con los postulados islámicos también va camino de ser delito, de hecho ya te llaman islamófobo como se te ocurra criticar algo que venga de un seguidor de Alá el Misericordioso. Si un musulmán viola a una chica, mejor te callas, porque las feminazis no tienen esto en cuenta, sólo vale para los curas y para los hombres occidentales. 

Yo no soy creyente (bueno, espero que existan los Campos Elíseos de Roma, que son más divertidos) y respeto a quien desee seguir a un Dios (o varios), si una mujer libremente quiere ponerse el velo, pues adelante y si un miembro del Opus quiere aplicarse el cilicio, pues cojonudo. Pero yo prefiero el Jack Daniel's, las pelis de Tarantino y las señoras peligrosas. Lo que no quiero es que me obliguen a rezar una novena o a ponerme mirando a la Meca cinco veces al día, para mi el mejor Sabbat  el el Black Sabbath, la banda de heavy metal.

Pero veo con estupor cómo las que se declaran defensoras de los derechos de la mujer acogen entre sus filas a infiltradas de movimientos radicales que si algún día dominasen pondrían a la mujer bajo siete llaves, esto es sencillamente liberarse de occidente para entrar en la mazmorra sarracena.

Y lo que me escandaliza es el silencio de las feministas cuando los agresores no corresponden al perfil de varón europeo y de cultura occidental, esto ya se comienza a parecer a una nueva cruzada, ahora ya no entran por Gibraltar ( que se llama así por Tarik que fue el primer general bereber que cruzó el estrecho para comenzar la invasión de la península en el 711) ahora nos invaden a través de las feminazis, que pasarán de protestar desnudas en las iglesias a llevar un burka.

Y yo no soy xenófobo ni islamófobo ni “cristianófobo”. Les cuento una anécdota, en los primeros años ochenta uno de mis amigos decidió salir del armario, pues de unas dos docenas de “colegas”, tan sólo tres le apoyamos y nos excluyeron a todos (y la mayoría eran comunistas convencidos), éso fue un acto de solidaridad, cuando no había agrupaciones colectivos ni ayudas sociales, por mí se podían ir a la mierda y a ella les mandé. Así que no pretendan darme lecciones ¿vale?


Enlaces relacionados con el post:

Que no es cachondeo, que lo la Baños va en serio

Lo que la realidad demuestra contra el cuento de la Baños

Podemos y sus candidaturas en contra del sentido común

El silencio de las feminazis

La tolerancia islámica que predica la Baños 

Estas mujeres sí que saben de que va la cosa del velo

No se pierdan éste hilo de Twitter de Lucía Etxebarría







Comentarios

Entradas populares