Inmigrantes ¿porqué no?

La llegada de inmigrantes es un fenómeno que no dejará de césar, por muchos muros y medidas que se quieran poner y por mucho que se empeñen algunos en poner puertas al campo.



Imagen encontrada por la red de la cual no tengo información de su autor, al que doy las gracias
Imagen encontrada por la red de la cual no tengo información de su autor, al que doy las gracias


“Europa no conseguirá sobrevivir sin inmigración. No debería tenerse tanto miedo de eso: todas las grandes culturas surgieron a partir de formas de mestizaje.” (Günter Grass)


Me hace mucha gracia que en un país en el que abundan ciudadanos y políticos que lo detestan, a pesar de formar parte de él, se desprecie y se intente poner barreras a aquellos que en muchas ocasiones besan el suelo de España cuando logran poner sus pies aquí.

Imagen encontrada por la red de la cual no tengo información de su autor, al que doy las gracias
Imagen encontrada por la red de la cual no tengo información de su autor, al que doy las gracias


En esto estoy de acuerdo con Pablo Iglesias (El Coletas I) y sus secuaces, los inmigrantes deberían de tener un protocolo de canalización para poder integrarse en el país en el que desean vivir, la tierra que han elegido para escapar de la miseria y los tiranos que los gobiernan (Venezuela incluida).

Mucha memoria histórica para sacar a una momia de un mausoleo, pero aquí muy pocos se acuerdan de que hace no tanto, la palabra dominante era “emigrantes” en lugar de “inmigrantes”, porque muchos españoles tuvieron que hacer las maletas y poner rumbo a nuevos horizontes para llevar una vida digna.

Yo comprendo que exista gente que se sienta desconcertada cuando pasea por el Raval de Barcelona, ya que puede dar la impresión de que están en Pakistán, (de hecho le llaman “la pequeña Karachi”), pero los más jóvenes no recordarán que ántes de los Juegos Olímpicos del 92, pasear por la calle del Carmen desde Ramblas hasta el Mercado de San Antonio era como pasar por el Bronx Neoyorkino, un deporte de riesgo.

Ya se que ahora también hay problemas en el barrio, pero hace una década yo paseaba por allí a diario y nunca tuve ningún percance, he comprado en sus tiendas, me he cortado el pelo en sus peluquerías y he comprado cajas de sus estupendos dulces, nunca me atracaron, pero en los años setenta era un deporte de riesgo pasar por esa calle en la que no había muchos extranjeros.

Han dado vida a barrios que se morían porque los naturales del lugar y los inmigrantes de los años cincuenta y sesenta (que eran de otras regiones españolas) han prosperado y se han marchado a zonas más modernas y mejor equipadas. (También ha proliferado el negocio del alquiler turístico de una manera salvaje).

He estado en París una ocho veces, me encanta Francia y me la he recorrido entera, y una vez que subí a un taxi, el conductor era un boliviano muy simpático, que me contó que los franceses ya no querían trabajar de taxistas y que por eso era relativamente fácil encontrar trabajo en el sector. Aquí ocurre lo mismo, los españoles cada vez menos se quieren subir al terrado para pasar frío extremo en invierno y calor asfixiante en verano, mientras ponen ladrillos y manejan el palaustre, hace ya décadas que africanos y magrebíes son parte habitual de las cuadrillas de albañiles, ellos están más acostumbrados a condiciones difíciles y no les importa, lo mismo ocurre con el trabajo del campo (El Ejido por poner un ejemplo, o las fresas de Huelva) o la dura labor de cuidar de las personas mayores, porque las familias están atomizadas y para cuidar a sus abuelos prefieren pagar a una chica del altiplano para que se haga cargo de ello.

Y luego salen muchos diciendo que vienen a robarnos el trabajo y que por su culpa bajan los salarios. Los salarios no brillan porque los que se supone que tenemos el derecho de elegir a nuestros representantes nos dejamos engañar cada cuatro años por una pandilla de vendedores de biblias que han diseñado un mundo adecuado para que te gastes todo lo que ganes, el día que el salario mínimo sea de 2.300 € harán falta 2.800 € para estar cómodo.

Hay mucha hipocresía, pongo un ejemplo: Zapatero, el de la “alianza de civilizaciones” estuvo desde 2004 hasta 2011 presidiendo el gobierno y para lo único que sirvió su demagogia fue para usar a los inmigrantes contra Mariano Rajoy “El héroe de la banca”, mucho predicar, pero la situación real no cambió.

Miren, ésta gente que llega en pateras o saltando la valla de Ceuta, después de cruzar el desierto son las personas con más iniciativa de sus países, denles una oportunidad para prosperar y se matarán por conseguir éxito. El drama es para sus países, que les marcha lo mejor, los más osados (mujeres y hombres) y se descapitalizan humanamente.

Lo que voy a decir ahora igual suena feo, pero creo que no me falta razón ¿para cuando alguien caerá en la cuenta de que aquí hay negocio?

Porque hay inmensas zonas de España que se están despoblando y si hubiese una política de revitalización, en la que podrían participar muchos de los que desean venir a España, seguro que convertirían viejas aldeas olvidadas en centros productivos y que aporten riqueza al país, no estoy diciendo que les envíen a los pueblos de Soria o Ávila o a los de la Sierra de Córdoba para quitárselos de enmedio, sino que toda esa masa de dinero que se emplea en proyectos absurdos se podría aprovechar para crear infraestructuras, habilitar viviendas y dejar que la propia iniciativa privada que aporten ellos y los españoles creen centros económicos.

¿Cuánto tardaría Mercadona y otras cadenas en abrir centros en un pueblo que ha multiplicado por tres su población y en el que se generan ingresos a causa de la actividad de una población dinámica?

Protestamos mucho por las pensiones, pero si la población no rejuvenece (y los españoles no están por la labor) dentro de unas décadas pagar a un número de pensionistas que en proporción a los trabajadores activos será tremendamente alto va a ser una tarea imposible.

Eso de que serán los que paguen nuestras pensiones no es demagogia, es matemática aplicada. 

También hay mucha demagogia y discurso falso con los inmigrantes, vienen bien para sacudir a VOX y al PP, pero hay mucho postureo de izquierdas que con la boca dice “inmigrantes sí (pero no en mi barrio)” porque si alguna enfermedad es común a occidente, esta es la hipocresía.

Los inmigrantes no son delincuentes natos como afirman algunos, claro que llegan algunos con malas intenciones, pero si campan a sus anchas es por culpa de una ley laxa, para ellos y para los españoles, porque incluso con delitos de sangre los permisos penitenciarios están a la vuelta de la esquina. Los que con más dureza castigarían a los que delinquen son los propios inmigrantes.

Lo de los muros y las políticas duras es como poner tablones en la playa para evitar la marea, no sirve de nada.

Además, para los amantes de la historia de España que se sientan molestos por la posibilidad de que un día seamos una mezcla de muchos (evitaré llamarlos fachas) 
¿A qué cojones vinieron aquí los vándalos, suevos, alanos y visigodos? ¿a bañarse en Benidorm? ¿Cruzaron por una frontera en donde les daban un visado?. No, eran inmigrantes de la época a los que también les llamaron invasores.

Pues ésos mismos fueron los que luego acabaron conquistando medio mundo y formando uno de los mayores imperios de la historia. 

Hoy me he puesto serio, pero acabaré añadiendo algo para sonreír, un par de imágenes de las cuales no he conseguido encontrar a su autor.





Enlaces relacionados con el post:

Enlace a El País por la imagen de portada (gracias País)

España se despuebla, o vienen más o no quedamos ni para una partida de mus 

Mucho predicar y poco dar, expulsiones "calentitas"

De Estrasburgo a la valla de Ceuta hay mucho camino

La Unión Europea le ríe la gracia a España (país de emigrantes hace no mucho)








Comentarios

Entradas populares