Pactar con el diablo.


Es el título de una famosa película y la condición moral de un presidente de gobierno llamado Pedro Sánchez al que tenemos la desgracia de padecer los españoles.


Arnaldo Otegui enseñando el pacto con el PSOE y Podemos para derogar la reforma laboral


Pero antes de seguir escribiendo voy a presentar las pruebas de que nos encontramos frente a un timador cuya palabra no vale nada, un primer ministro que no defiende los intereses de su país pero que se alía con los que desean destruirlo.



La firma del pacto de la vergüenza






Visto y leído: Adriana Lastra, socialista, Pablo Echenique, comunista y Mertxe Aizpurua, heredera de ETA firmando la derogación de la reforma laboral, no hay lugar a dudas.


Que los filoetarras y los comunistas bolivarianos subvencionados por narcoestados tengan por objetivo destruir la nación española es ya sabido de sobra. 


ETA es una secta promovida desde la ideología de un xenofobo como era Sabino Arana, que pensaba que los Vizcaínos eran la raza aria ibérica y los demás españoles jugaban el papel de judíos a los que se podía exterminar.


Y los podemitas nacidos del mundo antisistema y alimentados en los narcoestados como la Venezuela de Chavez y Maduro o la Bolivia del prófugo Evo Morales, que tienen como objetivo descomponer la sociedad española, igualandola en la miseria, para implantar un régimen totalitario, sin importarles vender territorios como Cataluña o el País Vasco a cambio de conseguir sus siniestros objetivos.


Pero se supone que el partido socialista representaba a la clase media española, una sociedad que desde los años 60 ha prosperado hasta integrarse plenamente en Europa.


Y digo años 60 porque la transición comenzó mucho antes de lo que oficialmente se dice, Franco era un dictador vanidoso, pero no tenía un pelo de tonto y sabía que no tenía más posibilidad de sucesión que permitir regresar a una monarquía que acabaría pactando un estado democrático.


Y hoy día no hay mucha diferencia entre un español y otro ciudadano de la Unión Europea.


Como decía anteriormente, hubo un tiempo en el que España dio un salto cualitativo y cuantitativo y fue durante las tres primeras legislaturas de Felipe González, al que ahora tanto odia la izquierda radical guerracivilista.


Y con aciertos y errores vivimos en mundo razonablemente bueno, en el que los que se esfuerzan pueden conseguir la prosperidad.


Pero desde hace 20 años el PSOE a caído en manos de demagogos que ganan elecciones a costa de manipular la información y de tener como aliados a medios de manipulación y portavoces televisivos que blanquean todas sus miserias.


Y el invento cuela, Zapatero supuso un desastre sin igual para España, éste presunto delincuente, citado por la justicia Boliviana junto con otros miembros de Podemos para declarar por sus presuntas vinculaciones con el narco Evo "Coca" Morales fue el que decretó el mayor recorte de la historia de España y el que aprobó el rescate bancario, del que hablaré otro día.


Y desde hace un par de años y después de una moción de censura con el apoyo de los enemigos de España, Pedro sánchez consiguió domicilio en La Moncloa, y la clase media española le sigue votando.


Ya ni siquiera se oculta, firma pactos con el sector etarra de la política española derogando una ley que obligará a la Unión Europea a prestar su apoyo a España e invita a muchas multinacionales a buscar otros destinos.


Luego, para despistar, comienza el juego de negar la mayor, en una tormenta de desinformación.


Y tienen la desvergüenza de llamar extrema derecha a VOX, cuando ellos firman pactos con los representantes de los que asesinaron socialistas como Fernando Buesa o Ernest Lluch.


Enlaces relacionados con el post:


El pacto de la vergüenza


Socialistas vendidos a Bildu por un ayuntamiento


Presupuestos navarros, otra prueba


Socialistas asesinados por ETA








Comentarios

Entradas populares